Dr. Jaime A. Moragues
Presidente Asociación Argentina de Energías Renovables y Ambiente

Las Fuentes Renovables no Convencionales de Energía surgieron como alternativa importante por la crisis generada en los años 70 al incrementarse enormemente el precio del petróleo, que hizo ver a los países industrializados la necesidad de desarrollar nuevas opciones energéticas. Luego de entrar en un cono de sombra a mitad de la década del 80 con la disminución del precio de este combustible, volvieron a surgir, y ahora para quedarse, al tomarse conciencia de los problemas de contaminación ambiental que producen los hidrocarburos. Además, el desarrollo de las tecnologías desde la década del 90 hizo que el empleo de estas fuentes de energía, que no eran competitivas desde el punto de vista económico, hoy lo sean en muchos casos.

En el año 1974, durante la crisis antes mencionada, se creó la Asociación Argentina de Energía Solar (ASADES), que en el 1977 amplió su campo de acción, tomando el nombre actual de Asociación Argentina de Energía Renovables y Ambiente, conservando la sigla de ASADES.

Fue formada por grupos de investigación y desarrollo iniciados en la temática de energías renovables, distribuidos en diferentes lugares del país, a fin de unir fuerzas y coordinar las tareas que implementaban. Estos grupos trabajaban para adaptar las distintas tecnologías de aprovechamiento de estas fuentes de energía a las condiciones locales.
La idea del uso local de estas fuentes de energía naturalmente distribuidas, estuvo desde sus comienzos entre los socios de ASADES, por lo que impusieron como norma realizar Reuniones anuales de Trabajo en diferentes ciudades o provincias del país donde existiera un conjunto de profesionales dedicados al tema. Fueron y son reuniones de trabajo, no Congresos formales, donde los desarrollos realizados durante el año previo son discutidos y evaluados por los participantes.
La reunión que se llevará a cabo este año en La Plata del 25 al 28 de Octubre, es la número 39. Participan regularmente, además de sus asociados, otros centros del país relacionados con la temática, algunas empresas e investigadores de EE.UU., Europa y América Latina.
Los miembros de ASADES son investigadores de planta en el CONICET, en diversas Universidades, en organismos gubernamentales y entidades descentralizados de Ciencia y Técnica dedicadas al tema de energías renovables y ambiente, así como estudiantes avanzados.

El impulso que hoy se da desde este encuentro a la idea de aprovechar las fuentes renovables en el mismo lugar donde puedan ser utilizadas, tanto en zonas rurales como en áreas urbanas y periurbanas, reflejan una filosofía en total acorde con lo que ASADES impulsó desde un principio.

La generación distribuida en zonas rurales, especialmente alejadas de los centros de distribución de energía, es un caso particular que en nuestro país está cubierto, y muy bien cubierto, por el denominado Programa Energías Renovables en Mercados Rurales (PERMER) que lleva adelante desde 1990 la ex Secretaria de Energía de la Nación, actual Ministerio de Energía y Minería, con la participación de las provincias, y con préstamo del Banco Mundial, que recientemente firmó el Permer II por 200 millones de dólares.

Para las áreas urbanas y periurbanas, que es el caso que interesa en esta reunión, si bien no existe un consenso internacional respecto a la definición conceptual de la Generación Distribuida a partir de fuentes de energía renovable, podemos considerar como válidos los siguientes aspectos tomando la parte de producción de electricidad:
i) es una generación conectada a la red y no autónoma.
ii) está ubicada en las instalaciones de los usuarios o cerca de la carga que recibe el suministro y
iii) se implementa conectada a la red de distribución, a una escala menor que la correspondiente a las centrales de las empresas de servicios públicos conectadas a una red de transmisión.

La incorporación al parque de generación es mucho más rápida que en el caso de las centrales tradicionales, que requieren plazos de obra más extensos y agregan bloques de potencia de mayor tamaño. A su vez, la posibilidad de añadir potencia en escalones más pequeños permite adecuarse de manera más precisa a la demanda. Se evita, además, las líneas de transmisión a largas distancias.

Después de 42 años de haber impulsado el desarrollo de tecnologías de aprovechamiento de estas fuentes de energía en el país, ASADES ve con gran satisfacción el impulso de programas concretos de aplicaciones como es la generación de electricidad distribuida, que a través del accionar de todos los actores presentes, se concretarán a la brevedad en una realidad.

Por su parte ASADES ofrece el potencial en investigación y desarrollo que significa el aporte de sus asociados, conformados por aquellos que se encuentran trabajando en las líneas de punta de estas tecnologías en el país, para colaborar en los diferentes aspectos que este programa requiera, desde el punto de vista de cubrir necesidades, tanto de sistemas como de equipos que impliquen un desarrollo local y una contribución a la industria nacional.

Así como la Ley 27.191 apoya las energías renovables para la generación en centrales cuya producción esté destinada al Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), o la prestación de servicios públicos, es de esperar que pronto se concrete una ley de apoyo a la generación distribuida de electricidad a partir de estas fuentes de energía, permitiendo a cada usuario generar y emplear o entregar a la red de distribución su producto, abriendo así un nuevo campo que puede ser tan o más importante que el centralizado. A través de las discusiones que tendremos a lo largo de estos dos días de trabajo van a surgir ideas y propuestas que contribuirán a convertir estos planteos en realidad.

MUCHAS GRACIAS